No existe una asignatura en el colegio que nos enseñe lo que es el amor y lo que no lo es. Vamos dando trompicones aprendiendo como podemos en las relaciones de pareja. A medida que vamos evolucionando y enfrentándonos a problemas, es cuando vamos descubriendo lo que es el AMOR y lo que es DEPENDENCIA EMOCIONAL.

Siempre que hay una relación donde nos vinculamos afectivamente, hay una dependencia emocional hacia esa persona «especial». El problema se origina cuando en nuestra historia de desarrollo infantil, hemos sentido inseguridad con las figuras de apego (padres). Los padres son, en primera instancia, los encargados de proveer al niño de la seguridad, la protección y la autoestima necesarias para su desarrollo óptimo. Esto, no siempre es posible.

 

Llamamos DEPENDENCIA EMOCIONAL DISFUNCIONAL a una forma de vivir la relación destructiva, que aleja, que genera dudas, temores y que en definitiva, DESTRUYE LA RELACIÓN.

 

IDENTIFICANDO LA DEPENDENCIA EMOCIONAL:

 

Necesidad excesiva de control:

Sensación en todo momento de una exagerada necesidad de controlar al otro. Dónde está, con quién, cuándo se conecta al móvil, por qué se arregla más o menos…

Sentimiento exagerado de no poder vivir sin la otra persona:

Se experimenta una angustia si la pareja no está cerca. Pensamientos obsesivos y dependientes (si me deja, me muero).

Inseguridad constante con los sentimientos:

Miedo a que la pareja me deje de querer, que se vaya con otra/o, que me traicione. Miedo a que en el futuro acabe en un abandono.

Sensación de no estar a la altura:

Se experimenta una percepción alterada de la realidad, donde la otra persona es mejor que uno mismo y por ese motivo, cuando se de cuenta, dejará la relación.

Dar demasiada importancia al pasado de la pareja:

Revisar sentimientos antiguos, buscar pruebas, pensar en las anteriores parejas de la persona con la que se está.

Sentir miedo cuando la pareja se relaciona con otros:

Creencia de que el otro no me necesita tanto como yo a él, con lo que conecto con una sensación de desamor, al mismo tiempo que creo que los demás son mejores y por ello, la pareja preferirá su compañía a la mía.

Falta de reafirmación personal:

Dedicar todo el tiempo y el esfuerzo en contentar a la pareja. Antepongo sus necesidades a las mías. Me adapto a los gustos y deseos del otro dejando a un lado lo que yo preferiría hacer. Tendencia a la pérdida de mi propia naturaleza, empiezo a ser una sombra del otro, un pseudo-yo.

 

¿CÓMO SUPERAR LA DEPENDENCIA EMOCIONAL?

 

Identifica el problema:

Con la ayuda de un psicólogo, podrás investigar cuáles son las causas que te han llevado a establecer una relación de pareja que no es sana. Las claves para ello están en cómo hemos desarrollado nuestro sistema de apego en la infancia.

Desarrolla tu autoestima:

Pon atención a lo que a ti realmente te llena. Vuelve a hacer cosas que te gustaban.

Haz una lista de los comportamientos dependientes:

Piensa en las cosas que haces e identifica los cambios que tendrías que hacer para volver a darte a ti la prioridad.

Pon en marcha un plan de tratamiento:

Empieza a buscar las conductas contrarias a las dependientes. Pon un poco mas de distancia física. No mires últimas conexiones del móvil. Aparta pensamientos catastróficos de abandono y pérdida.

 

Es importante que sepas que… LA DEPENDENCIA EMOCIONAL HARÁ QUE PIERDAS LO QUE TANTO GUARDAS. LA DEPENDENCIA ES MIEDO Y ESO ES FALTA DE CONFIANZA. EL AMOR ES CONFIAR, NO TE ENGAÑES.

 

Mariam Mascías. Emerge Psicólogos