Con la globalización y el auge del consumismo palabras como Black Friday y Cyber Monday no sólo nos resultan familiares, sino que las tenemos interiorizadas y normalizadas en nuestra sociedad, de tal forma que esperamos estos días para realizar compras. Pero también compramos más de lo que necesitamos ¿por qué? En nuestro artículo te explicamos los motivos.

Motivos conscientes e inconscientes de las necesidades.

Los motivos conscientes de realizar compras en el Black Friday o el Cyber Monday, son los que nos llevan a esperar a realizar una compra concreta. Podemos aprovechar para un regalo especial o algún articulo que necesitemos y así beneficiarnos de las múltiples ofertas que los comercios y empresas lanzan esos días. Ahora bien, existen motivos inconscientes que nos llevan a gastar más de lo que necesitamos o de lo que esperábamos gastarnos.

De acuerdo con la teoría de necesidades de Maslow, cuando un individuo en una sociedad tiene todas las necesidades básicas satisfechas, el marketing y la publicidad en el Black Friday y Cyber Monday, tienen como objetivo sugestionarnos, hacernos creer que otras necesidades deben también ser cubiertas. Se trata de demostrar riqueza, estatus o éxito alcanzado a través de estas necesidades secundarias. De ahí que muchas personas, aunque no lo «necesiten» compren la casa más grande y nueva, el coche más caro o el último smartphone sólo para impresionar a los demás o mostrar que forman parte de la sociedad top. Esto nos hace tener una sensación de felicidad, ya que poseemos lo mejor, lo último, lo más caro al precio más barato obteniéndolo en el Black Friday o el Cyber Monday.

Lamentablemente las posesiones materiales, sólo nos hacen disfrutar de una felicidad efímera. Para seguir manteniéndola, el ciclo continúa, siendo cada vez más consumistas. Asimismo, todas estas adquisiciones, nos hacen tener percepción de seguridad. El ser humano asocia el comprar al poder adquisitivo y esto, a la estabilidad y a la seguridad. Y si encima hemos encontrado el «chollo» del Black Friday o el Cyber Monday, nos percibimos más listos e inteligentes. Así, nos retroalimentamos de tal forma, que la predisposición al gasto inconsciente está más que asegurada.

El lado oscuro de nuestros motivos.

Hay sentimientos tan humanos como mezquinos, y estos son la envidia y el egoísmo. Nuestro cerebro genera múltiples comparaciones al día, la mayoría de ellas de forma inconsciente. Lo que desencadena la envidia, es cuando comparamos posesiones materiales y queremos obtener lo que tienen los otros dejándonos llevar por nuestro ego, ya que en nuestra sociedad y cultura, asociamos mayores posesiones a mayor éxito. Por el contrario, la ausencia de éstas las asociamos a tener una valía menor.

En cualquier caso, tanto consumismo en general y en particular en días como el Black Friday o Cyber Monday, tienden a ocultar carencias y a compensar deficiencias. Tendemos a fijarnos en la imagen que proyectamos, intentando solucionar nuestros problemas comprando cosas materiales, en lugar de buscar respuestas a nuestros problemas en nuestro interior.

Maribel Manso. Emerge Psicólogos.