Las nuevas tecnologías surgen para hacernos la vida más fácil. Algunas herramientas como el teléfono móvil o los smartphones, se han colado de lleno en nuestras vidas. Al mismo tiempo que la tecnología avanza, también lo hacen algunas adicciones y temores que se han convertido en auténticas fobias. De la «nomofobia» a la «whatsappitis» o a la «selfitis». A continuación te mostramos qué son y cómo nos afectan.

¿Qué es la nomofobia?

La nomofobia, es el temor y ansiedad ante el hecho de no poder consultar tu móvil o «smartphone» cada vez que lo deseas. En nuestro país casi el 80% de las personas que tiene teléfono móvil, posee nomofobia. El término «nomo» proviene de la abreviatura inglesa «no-mobile». Un pequeño experimento para comprenderlo mejor, piensa que te dejas el móvil en casa, ¿sientes la necesidad de volver a por él? ¿sientes ansiedad por no tener tu móvil contigo o porque se te ha acabado la batería? Si la respuesta a éstas preguntas es sí, es más que probable que estés entre ese elevado porcentaje de españoles que padecen nomofobia.

Ahora bien, las nuevas tecnologías, además de beneficios, nos traen nuevos temores, adicciones o fobias que desconocemos pero que muchos de nosotros sufrimos. Si a esto le añadimos la edad adolescente, donde la mayoría de su tiempo libre lo invierten «conectados», la cosa se agrava.

Tipos de adicciones y fobias del siglo XXI

Ya hemos hablado de la nomofobia, pero ¿cuáles más conoces? Te describimos algunas.

Whatsappitis. Hiperdependencia de la aplicación de mensajería instantánea (WhatsApp), con especial adicción a los grupos en los que participan varias personas escribiendo durante todo el día.

Selfitis. La adicción a los «selfies» ha sido oficialmente reconocida por los científicos de la Asociación Americana de Psiquiatría (AAP) como un trastorno mental. Consiste en un constante deseo de fotografiarse a sí mismo y compartir fotos en las redes sociales para compensar la falta de autoestima y para llenar un vacío en la intimidad.

Phubbing. No prestar atención a los demás y sólo al móvil. Especialmente se trata en ambientes cuando estando con más gente ignoras, o te ignoran, por estar atendiendo todo el rato el móvil o tablet.

Editiovultafobia. Es el miedo a conocer la vida de los demás a través de Facebook y compararla con la propia.

Vibranxiety. Se trata de la sensación de haber sentido vibrar, o incluso haber creído escuchar el teléfono a pesar de que este no hizo nada. La famosa vibración fantasma del teléfono.

Selfiefobia. Todo lo contrario a la selfitis. Es el miedo a realizarse una autofoto. Algunos piensan que no son fotogénicos y otros lo ven como una llamada de atención o un acto superficial.

Retterofobia. Miedo a escribir mal un SMS o un mensaje de WhatsApp. Estas personas revisan el contenido del mensaje escrupulosamente, antes de mandarlo.

Telefonofobia. No es el propio móvil el que provoca miedo, es el miedo a atender una llamada. El timbre del teléfono intimida y provoca un trastorno de ansiedad social, ya que está relacionado con el temor a ser criticado o a parecer tonto.

Cibercondría. Cuando el móvil se convierte en un médico online. Consulta todos los síntomas y enfermedades sin contar con el conocimiento de los profesionales de la salud.

Si no sabes cómo evitar estas adicciones o fobias del siglo XXI, ten en cuenta estas tres palabras: mal uso, abuso o adicción. Te darán pistas acerca de tu relación o la de tu familia e hijos con la tecnología.

¿Cuántas de las que hemos descrito conocías?

Maribel Manso

Emerge Psicólogos

Fuente: Energy Sistem y Proyecto Joven (Asociación Proyecto Hombre)