La dependencia emocional en psicología, se define como un estado mental que se manifiesta en las relaciones personales, como son las de pareja, amistad y familia, con una necesidad extrema de afecto. Opera por mecanismos de refuerzo positivo y afecta por igual tanto a hombres como a mujeres.

¿Cómo identificar la dependencia emocional?

Volvemos a tratar este tema en nuestro blog, ya que a menudo muchas personas acuden a consulta para tratar la dependencia emocional que tienen hacia sus parejas. Sienten una necesidad patológica de mantener la relación sentimental con la pareja para seguir sintiendo el vínculo y su afecto. Hay señales inequívocas comunes que nos hacen darnos cuenta de que somos codependientes hacia nuestras parejas, y características personales que nos muestran que estamos en una relación dependiente.

  1. Tu propósito de vida se centra en satisfacer las necesidades de tu pareja. Vives por y para ella y tu círculo se va reduciendo a tu pareja, cortando habitualmente lazos con familia y amigos.
  2. Tienes una baja autoestima y autoconcepto. No te sientes a gusto contigo mismo.
  3. Tienes una necesidad de ser complaciente.
  4. No puedes disfrutar de actividades en soledad.
  5. Tienes dificultad para tomar decisiones y poner límites.
  6. Tienes miedo al rechazo y al abandono.
  7. Si la relación se acaba, vives la ruptura como un hecho muy dramático. Te cuesta imaginar la vida sin la persona de la cual eres dependiente.
  8. Si la relación que has tenido ha finalizado, o bien intentas recuperarla a cualquier precio (aunque haya sido nefasta) o saltas automáticamente a otra relación para poder cubrir de nuevo esta necesidad de afecto con otro nuevo vínculo.

Todo esto suele ir acompañado de una serie de conductas hacia nuestra pareja en nuestra relación, como pueden ser llamadas constantes, control de dónde está, apariciones en lugares donde sabemos que va a estar… Estas conductas suelen ejercer un ambiente asfixiante hacia nuestra pareja, desencadenando en la mayoría de las veces en una ruptura. Obteniendo así, el efecto contrario al deseado.

¿Cómo liberarnos de la dependencia emocional?

Lo primero es darnos cuenta de que tenemos un problema y de que queremos cambiar esta situación. En general, las relaciones deben tener un “toma y daca” o en palabras de Dreyfus “siempre van a haber problemas, pero mientras te sientas feliz y no cedas o negocies tus principios y valores, se puede solucionar cualquier problema marital”. En general, la comunicación debe ser un elemento clave y muy presente desde el comienzo de la relación. Así, pondremos de manifiesto aquellas cosas que nos gustan o no.

No tengas miedo a la incertidumbre y a lo que pueda pasar. A veces, preferimos quedarnos en nuestra “zona de confort” aunque no sea tal y estemos viviendo una relación tóxica.

Trabaja en ti mismo. Relaciónate con más personas. Aprende a decir “no” y a retomar tu autoestima. Con todas estas pautas volverás a amar de una forma saludable. Sé valiente, podemos ayudarte.

Maribel Manso

Emerge Psicólogos