El cortisol es una de las hormonas asociadas al estrés junto con la adrenalina. La función que desempeñan es adaptativa para nuestro organismo. Nos preparan para actuar frente a un peligro, ya sea para atacar o huir. Se trata de una respuesta automática cuando nuestro cerebro primitivo recibe un estímulo amenazante. El problema principal que nos encontramos en esta era de «no parar», es que esta respuesta automática se está activando de manera descontrolada y sin motivo «real».

 

¿QUÉ ES EL CORTISOL?

 

Es un glucocorticoide. Se genera en la corteza suprarrenal como respuesta al estrés físico o emocional. Su síntesis y liberación está controlada por la hormona ACTH. Por las mañanas la concentración en sangre es mas elevada para generar fuentes de energía después del descanso. A lo largo del día va bajando el nivel progresivamente.

En la actualidad y por nuestra forma de vida, los responsables del aumento de cortisol en sangre, suelen ser nuestros pensamientos y la forma de gestionar nuestra rutina diaria. También podemos entrar en un estado de estrés continuado por la vivencia de un trauma del pasado. Si es trauma no se ha sanado, es posible que a nivel mental lo estemos reviviendo. Esto genera en el cuerpo una exposición constante al estímulo que nos provocó el estrés.

Cuando vivimos una situación de estrés prolongado, el nivel de cortisol aumenta. Sus funciones son:

  • Incrementar la cantidad de azúcar en sangre.
  • Suprimir el funcionamiento del sistema inmunológico: Así ahorra energía y ayuda al metabolismo de grasas, proteínas y carbohidratos.
  • Aumenta los niveles de histamina: Esto hace que podamos ponernos enfermos con mucha mayor facilidad.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL AUMENTO DE CORTISOL EN SANGRE?

 

  • Disminución de las defensas y el consiguiente aumento de probabilidad de caer enfermos o desarrollar alergias, herpes…
  • Sensación de fatiga y cansancio.
  • Dificultad para dormir.
  • Cambios de humor.
  • Retención de líquidos y aumento de peso.
  • Dolores de cabeza, estómago, articulaciones.
  • Dificultades para la concentración. Problemas de memoria.
  • Infertilidad.
  • Pérdida de la menstruación.
  • Crisis de ansiedad/ Depresión.
  • Hipertensión.
  • Irritabilidad, agresividad.

 

¿CÓMO BAJAR LOS NIVELES DE CORTISOL?

 

A veces, siguiendo unos simples consejos, podemos bajar nuestro nivel de cortisol y por tanto, de estrés. Otras veces, es indispensable la ayuda del psicólogo.

La fuente de estrés en nuestra vida cotidiana se encuentra en el desajuste entre las demandas de nuestro exterior y el control que tiene la persona para responder a esas demandas. La ayuda profesional es clave para desarrollar capacidades y estrategias de afrontamiento de las situaciones que nos generan ansiedad. El estrés también puede ser el resultado de una situación traumática que no se ha superado. En este caso, la intervención psicológica es vital para reestructurar el trauma y sanar desde el origen.

 

CONSEJOS PARA REDUCIR EL ESTRÉS:

 

  • Escribir en un papel qué situaciones creo que me están provocando estrés.
  • Anotar que pensamientos se me vienen cuando imagino esas situaciones. Es probable que esté siendo excesivamente perfeccionista o exigente conmigo mismo o con el exterior.
  • Tomar conciencia de cómo esos pensamientos me provocan emociones como angustia, ansiedad, enojo, etc.
  • Buscar pensamientos alternativos que se ajusten más a la realidad y que me hagan sentir mejor.
  • Darme permiso para fallar. Darme permiso para parar.
  • Practicar todos los días ejercicio durante al menos media hora. No es necesario darse una paliza dos veces en semana haciendo deporte. Es más eficaz hacer un ejercicio moderado todos los días a ser posible.
  • Date 10 minutos al día para meditar. No hace falta poner la mente en blanco. Sólo necesito centrarme en mi respiración una y otra vez. Estar en el momento presente es algo que se aprende. Practica volver una y otra vez al presente.
  • Toma conciencia de las imágenes que se proyectan en tu mente. Si son imágenes de situaciones problemáticas, desencadenarán el cortisol. Recuerda que al cuerpo le da igual si lo estoy viviendo en la realidad o en la fantasía.
  • Desarrolla nuevas imágenes en tu mente de vivencias que me traen paz y alegría.
  • Escucha música binaural: Te ayudará a cambiar las ondas cerebrales.

 

Mariam Mascías. Emerge Psicólogos