En muchas ocasiones no sabemos cómo reaccionar o ayudar a un ser querido que está pasando por un proceso duro como es una depresión. Aquí te damos unas pautas que te pueden ayudar a acompañar a tu ser querido en el proceso.

Cómo ayudar a tu ser querido con depresión.

Es importante tener en cuenta que no hay fórmulas exactas y que es necesario que la persona que está sufriendo la depresión acuda a un profesional de la salud mental como es un psicólogo, pero sí que es cierto que hay determinadas cosas que podemos hacer que pueden ayudarle y que nos facilitarán poder aportar y cuidar a nuestro ser querido.

10 Consejos contra la depresión.

  1. Aunque parezca que la persona que padece depresión no valora nada, ten muy presente que te necesita y valora.
  2. Saber escuchar. Pero escucha sin tener que aportar una solución a lo que te está contando. De esta forma nos sentiremos mejor porque no tenemos que aportar soluciones, y el otro, paralelamente no se sentirá juzgado ni más menospreciada su autoestima.
  3. No caigas en tópicos como «anímate», «no pienses en eso», «eso son tonterías»… ese tipo de frases angustian más a la persona. Se siente mal y no es por voluntad propia.
  4. Tienes que entender que es una enfermedad. Dentro de su estado de ánimo y de s sufrimiento, pueden decirse y «no hacerse» cosas que pueden hacer daño. Por eso, no pierdas el foco y entiéndelo dentro de un contexto de enfermedad.
  5. Sé empático. Ponte en su lugar. Hay acciones y quehaceres que te pueden parecer muy sencillos, pero que para un o una depresiva, son realmente hitos muy difíciles de llevar a cabo.
  6. No es culpa tuya. Porque tu ser querido tenga depresión tienes que entender que es una enfermedad y que no hay culpables. Si fuera una enfermedad física muy posiblemente no te echarías la culpa. Entiéndelo así, es una enfermedad.
  7. Sé paciente. La depresión es una enfermedad larga que en muchos casos tiene una marcada labilidad emocional en la persona que la sufre (altibajos). Eso no querrá decir que se ha curado si se encuentra mejor, ni que no vaya a ser posible la recuperación si tiene peores momentos.
  8. Permanece a su lado. Sólo el hecho de hacer compañía sin más, es importante.
  9. Colabora para aliviar la carga. Échale una mano si puedes con hijos, familia, trabajo, quehaceres, compras, obligaciones. Aliviarás su carga y su sentimiento de «no valer para nada» y de «no poder».
  10. Intenta que no se sienta peor. Entiende que su estado de ánimo está muy bajo, y comentarios como «no llores por esa tontería» o «no puedes estar así tantos días», lejos de ayudarle le hacen sentirse aún peor por «no poder ser normal».

Esperamos que estos pequeños consejos te ayuden a ayudar a tu ser querido con depresión, y recuerda, al ser una enfermedad lo ideal es que se trate por profesionales de la salud mental como un psiquiatra y un psicólogo para recibir tratamiento farmacológico y terapéutico.

 

Maribel Manso

Emerge Psicólogos